Elige un sueño…

 

   En el estado de “no consciencia”, cuando el sueño se adueña de nosotros, cuando no somos dueños de nuestros actos físicos, ni de nuestra voluntad consciente, recorremos lugares oníricos en donde la imaginación elige su soñar, mientras que la sensación de lo “allí” vivido se mece entre las sábanas en las que duerme el pensamiento.

   Al despertar, buscando señales de lo soñado, indicios de unos instantes de vida acunados por el sueño, no encontramos lo que durmiendo vivimos, sentimos y experimentamos.

  Será la conciencia efímera quien guardará cada uno de nuestros sueños en algún escondite de la mente, para recordarlos cuando el deseo de evocación lo sienta necesario.

   La realidad de nuestros días, perfilada por el estrés, por la tonalidad oscura de la crisis, y por la sombra de los miedos que se asoman por la vida de cada uno, no nos permite soñar y nos impide sentir libertad para lograrlo.

   Busquemos, pues, colores que pinten el lienzo de nuestros sueños con trazados de vida para no dejar de recordar que estamos vivos, que merece la pena colorear la imaginación con bellos sueños que nos permitan disfrutar de instantes felices. Creo que todos lo merecemos.

La mente es el aire por el que respira nuestra libertad.

Respiremos al tiempo que soñamos…

    Sobre Pilo Cruz

    No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *