La sensación de la dulce, o agria, espera…

 

En nuestro día a día nos encontramos con una “constante” más que habitual: “estar a la espera de….”

No nos damos cuenta; es un gesto involuntario, un movimiento que nos conduce en nuestro proceso vital por entresijos inconscientes…o un tanto reflexivos…Y más si con el tapiz de la inquietud se cubre algún quiebro…

Os dejo algunos ejemplos de lo que intento explicar…

Estamos a la espera de….GANAR LA LOTERIA….¡Déjate! Pasa rozando, que no tocando…Y solo a unos pocos les llama a la puerta…¿Tendré la mía cerrada a cal y canto?

Estamos a la espera de…TENER MÁS DINERO…¡Déjate! ¡A saber qué harías con él! (consolarse es buen método para no comportarnos como el famoso “Tío Gilito”)

Estamos a la espera de…QUE LOS CONFLICTOS FAMILIARES DEJEN DE ARRUINARNOS LAS EMOCIONES…¡Déjate! Siempre tiene que haber un “elemento discordante” en cada familia. Mejor vivir con cierta tranquilidad que esperar a que mejoren las relaciones….¡Desengáñate!

Estamos a la espera de… ¡ADELGAZAR!…Creo que mejor pasamos de palabra, ¿no? Y más en el veranito…¡Déjate! ¡Con lo bonitas que son las curvas y lo que cuesta alisarlas! Ánimo, sí es que te lo propones…Dialoga con tus kilos y que se pongan unos buenos oídos…(o póntelos tú mejor).

Estamos a la espera de…QUE LOS PROFESORES CAMBIEN Y APRUEBEN COMO ACTO DE BENEVOLENCIA…¡Déjate! ¿Sabes qué es lo que tienes que hacer? ¡ESTUDIAR! Seguro que así te aprueban…

Estamos a la espera de que….LLEGUEN LAS REBAJAS….¡Déjate! Seguro que ya tienes suficiente. En época de crisis mas vale conservar que “almacenar” más y más…

Estamos a la espera de que…¡SE VAYA ESTE DICHOSO CALOR!…¡Déjate!…Enseguida viene el frío y te congelas….Ya sabes, el equilibrio en las temperaturas es más que improbable. ¡Vete a las rebajas y cómprate un abanico!…Y si no, saca la estufa y verás que en verdad no hace tanto calor…Está claro, quien no quiere no se consuela…

 

Pero…, lo que sí que está claro es que…mientras esperamos, la vida no nos espera, ni el tiempo tampoco…¡y menos el amor!

En ese deseo de espera, se escapan muchas oportunidades de disfrutar de lo que tenemos, que seguro que es bastante…

Plantéate…¡Haz, y no esperes tanto! Espera lo justo, lo que no te daña, y lo que alberga alguna esperanza con capacidad de ser cumplida…

¡Felices deseos, y feliz espera!

No olvides que algunos sueños…¡sueños son!

 

 

Be Sociable, Share!
Pilo Cruz

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

3 comentarios en “La sensación de la dulce, o agria, espera…

  1. Cecilia

    Hola Pilar, ya he regresado de mis largas vacaciones y realmente tu entrada es estupenda, te doy todo la razón.Me has hecho reíe y eso no tiene precio , mi querida amiga.
    Te dejo un beso de ternura
    Sor.Cecilia

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *