Fibromialgia y covid

 

SENSACIONES FRENTE A LA FIBROMIALGIA MÁS EL COVID.

 

Convivo con una Fibromialgia desde hace años y desde hace unos días también lo hago con un covid. Estoy sintiendo un cóctel de sensaciones corporales que me han hecho saltar las alarmas para escribir esta reflexión y compartirla con quienes estáis pasando por algo similar, no sin antes dejar claro que cada cuerpo es un mundo, y que cada sensación corporal pertenece exclusivamente a ese cuerpo, por lo que mi propósito no es generalizar lo que escribo para todos los que tenéis FM, y también un añadido covid.

 

En estos momentos puedo hablar sobre esta experiencia al vivirla en mi propia piel, teniendo la necesidad, y también la obligación, de contarlo para que llegue a quienes les pueda interesar. Durante estos nueve días dando positivo en los test del covid, y como persona con FM que soy, he ido analizando cada uno de los síntomas que tengo, y puedo confirmar que la única diferencia con los síntomas de la FM es que he tenido fiebre, tengo mucosidad nasal y ahora una tos pesada, el resto de síntomas se confunden con un cuadro de “brote de FM. También hay una diferencia, y es que este covid da “pausas”, sí, aunque suene raro, y es que en un mismo día te sientes agotado durante horas y, ¡zas!, de repente, como por arte de magia, por unos momentos, ese cansancio se hace benévolo y da “tiempos” para que te sobrepongas un poquito durante diferentes porciones de esos tiempos. Entiendo que pueda resultar curioso, raro, lo sé, pero lo que estoy contando es lo que está viviendo mi cuerpo, por lo que pretendo ser absolutamente objetiva ya que siendo persona con FM, en la medida de lo posible me gusta determinar las sensaciones que llegan a mi cabeza y a mi cuerpo para encontrar un equilibrio que proporcione bienestar. No siempre lo consigo, está claro, y ahora más aún, cuando me ha llegado algo inesperado y desconocido como es este covid. Esas son las diferencias que he encontrado entre esta variante de covid y mi bien conocida la FM. Quiero seguir haciendo hincapié en que, aunque leáis este texto, únicamente se trata de mis sensaciones, que para nada quiere decir que sea tal cual para quienes estáis en igual situación o parecida. Repito, cada cuerpo actúa de una forma determinada.

Los síntomas de la FM son muy comunes en la mayoría de las personas que la padecen, digamos que son de libro, mientras que los síntomas que produce “esta variante del covid” es otra cuestión, y confieso que aquí me siento absolutamente desprotegida porque no sé cómo se comporta, soy una absoluta ignorante y no conozco sus tácticas ni cómo son sus ataques, solo hablo por lo que estoy encontrándome a su paso por mi cuerpo.

Paso a comentarlos.

 

Síntomas: cansancio, agotamiento y debilidad generalizada, van de la mano tanto en FM como en el covid. Un cansancio que los primeros días no da demasiada tregua, que es insistente en ambos casos. En la FM, el cansancio es un proceso crónico, sin embargo, con este covid, el cansancio, agotamiento, es intenso y se pudiera decir que va a “saltos”: te agota y luego te permite remontar, pero se comporta como un gran traidor porque después de permitirte “la sensación de respiro”, vuelve ese agotamiento para desconcertarte. Esa actuación deja plenamente confuso porque no sabes cuál será el siguiente juego.

En estos días me he cuestionado si pudiera ser que el covid reactive, gestione o aumente, el brote de FM. Yo aquí no sé decir nada porque nada sé, pero dejo este pregunta en el aire. En mi caso no lo sé realmente porque antes de que llegara el covid ya llevaba tiempo con un brote de FM por lo que pareciera que se duplicasen todos los síntomas. Creo, intuyo, que hasta el día de hoy me quedaré con la duda.

 

Tos y mucosidad nasal pertenecen única y exclusivamente a los síntomas de este covid, al menos en mi caso. No sé en otras personas.

 

Dolor. Aquí voy a extenderme algo más. El dolor en FM es la mayor característica de la enfermedad, porque es un síntoma vivido a diario, permanente, en las diferentes partes del cuerpo, de la cabeza a los pies, derivando en limitaciones en determinadas funciones diarias de la vida, algo a lo que se está acostumbrado, aunque no guste ni uno se adapte, pero es la realidad. Pero ahora, con este covid, ¿el dolor es propio del covid o de la FM, o tal vez de ambos? Lo cierto es que veo que se produce un efecto rebote que araña al cuerpo, me explico, el dolor es igual de intenso con FM que con covid. Duele la piel, el roce de cualquier ropa hace doler, cualquier movimiento articular que se produce genera dolor, pinchazos, calambres, la cabeza duele y la cuenca de los ojos duelen, las sienes, tanto en FM como con covid, la nariz, las mandíbulas, los mofletes, las orejas, algo que ya conocemos bien quienes tenemos FM, pero en este caso, cuando hay covid, te enrabietas aún más porque no se entiende su origen ni cuándo va a desaparecer.

Con este covid, al menos en mi caso, el cuerpo duele por “secciones”, por partes, como he analizado. De pronto se centra el dolor en la sección alta: la de la cabeza y cuello. Los dolores en tronco y piernas se suaviza, hasta que el covid coge atajos y va por otra dirección, es decir, se olvida por un día de la cabeza, y te atiza el dolor por las piernas, muslos, nalgas, rodillas y tobillos, algo que es también habitual con la FM, pero éste más generalizado. Y empiezo a observar que si no tuviera covid pensaría: “estoy en pleno brote, pero un poco más díscolo”…Es como que “este bicho” va por libre, a su antojo, no hay quien le entienda.

La FM es como si proyectara el dolor de manera más generalizada, al mismo tiempo. Con este covid, hay dolores que van y vienen, a su libre albedrío, no son generalizados como pretende, sí más focalizados, o al menos así es como yo los identifico en estos días. Duele igual, pero “son dolores menos uniformes, menos colocados en un cuerpo que solo está confuso” y zaherido.

La FM no da pausas de dolor, este covid da “tiempos” en el dolor a lo largo del día. Raro es que “duela todo”, pero sí cambia dolor por agotamiento y debilidad, de igual forma que ocurre en la FM cuando las sacudidas nos han dejado extenuados: “tengo una losa encima”, expresas, y te cuesta hasta respirar, mover las manos, los dedos, gesticular, hablar, pronunciar palabras con un sonido algo más alto, y echas la mano al pecho y te duele la caja torácica, el diafragma, ¡todo!.

Es característico en FM el dolor intenso de ojos, y con el covid he visto que también activa este dolor, es idéntico.

Duele echar el desodorante en la axila; estos días con mayor intensidad. Repito, es lo que siento, no que sea lo normal

 

Escalofríos, cambios de temperaturas intensas y extremas, como pasar del calor al frío abruptamente, temblores, es algo que ocurre tanto con covid como con FM.

 

 

Y ahora bien, después de todo lo que he pensado, y pasado, me pregunto qué diferencia hay entre los síntomas de dolor de una Fibromialgia y los de este Covid. Para mi, desde mi humilde opinión, una vez sentidos ambos, creo que los catalogaría de similar intensidad, exactamente iguales en cuanto a dolor, cansancio, debilidad y agotamiento.

 

Mi marido y yo hemos compartido estos días un “equipo covid”, ya que nos ha pillado a los dos, y ambos hemos ido analizando lo que nos iba pasando. Fiebre, agotamiento, debilidad, dolor, mucosidad, tos. Solo puedo decir que si no lo supiera, le hubiera dicho a mi chico que tenía una clara Fibromialgia. Él es buen conocedor de ella. Pero no, es “este covid” que ya no sabemos definir por qué “ola” va, solo esperamos, por el bien de todos, que se vaya pronto y que nos deje en paz. Tenemos claro que, ¡queremos ser negativos sin dejar de ser personas positivas!

 

Para terminar, seguro que se me habrán escapado sensaciones, pero sé que toca seguir siendo observadora, con el apoyo de mi chico, de las reacciones frente a este covid y la FM en el cuerpo, para poderlo escribir y que sea ayuda para alguno de quienes estéis leyendo estas palabras. Ese es mi propósito, ni más ni menos.

Las cosas no pasan porque sí, sino para algo.

Os mando muchos ánimos.

 

 

 

Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *