La ESTRELLA del amor…

La pequeña Estrella llamó a la puerta de la maternidad, hace meses, para asomarse por ella sabiendo que viviría en un hogar en el que sería una princesa amada, que estaría protegida en un nido de amor y que cabalgaría a lomos de una manifiesta seguridad. Desarrollándose en la cuna de un cándido vientre, Estrella tendría asegurado un trono colmado de afectos, de mimos y cuidados, de besos y abrazos, y su llegada sería bien recibida en su núcleo familiar.
Estrella tiene ahora siete meses de vida. Su madre, Paola, esperó el nacimiento de su hija con ilusión y felicidad. Y así llegaba a la vida Estrella, una niña deseada a la que le esperaban unos brazos maternos con los que abrazar su amor y envolverla con ellos de ternura.
Estrella, como bien indica su nombre, es un lucero que el cielo envió a la tierra para alegría de quienes ahora acunan sus días y sus noches. Es una niña a la que la vida le ha concedido el privilegio de ser “especial”, y lo digo así porque Estrella es especial para su familia, para quienes la quieren. Es especial porque su sonrisa es capaz de alegrar almas entristecidas, porque con sus primeras palabras –las que ahora balbucea divertida- alegra los oídos de cuantos amanecen junto a ella. Es especial porque colmó de ilusiones el vientre de su madre, quien la acogió con cálida ternura y dulce protección. Es especial porque se sabe querida, confiando en que siempre será una personita grande y esencial para cuantos la acompañen por el recorrido de su vida.
Personalmente me siento privilegiada al conocerla, aunque de momento sea a través de las sentidas palabras que me dedica su madre –Paola- cuando habla de ella. Madre e hija, unidas por el vínculo con el que el amor se fortalece, almas afines que recorren espacios vitales de la mano de la confianza y de la fuerza. Ahora se aman hasta donde el cariño es infinito, y estaban predestinadas a unir sus vidas, algo que seguirán haciendo sin que nada ni nadie les detenga.
A las dos os doy las gracias por permitirme entrar en vuestro personal cielo, y compartir con vosotras alegrías, inquietudes y sonrisas, y, aunque nos separe un inmenso océano, el cariño nos acercará en esos instantes en donde el amor se hace partícipe del paseo por la vida, tanto de la vuestra como de la mía.
Y seguid siendo ejemplo de vida para quienes desconocen que todo ser humano, huésped de esta tierra, es ESPECIAL. No hay razas, ni colores, ni idiomas, ni enfermedades que nos haga parecer diferentes pues todos somos iguales y con los mismos derechos de morar en una tierra donde ha de primar el respeto hacia “el individuo”.
No somos un “nombre” con un determinado cuerpo; somos PERSONAS con un nombre y un cuerpo que ha de ser tratado con dignidad y respeto.
Paola, aunque la distancia física nos separe, al vivir en dos continentes lejanos, nos une el sentimiento del cariño, un fiel teclado que facilita nuestra comunicación, un ordenador confidente y una mente dispuesta a compartir sentimientos…
Mi cariño, respeto y apoyo.
Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

8 comentarios en “La ESTRELLA del amor…

  1. B

    La vida en ocasiones nos muestra un lado enigmático que nos asusta porque no sabemos como afrontarlo, me alegra ver que hay personas valientes como Paola capaz de encontrarle luz, una luz tan especial como la de una «Estrella». Gracias.
    Besos-B

    Responder
  2. Pilo

    Conocer a Paola fue una llave que el destino dejó «por esas casualidades» con que nos regala. EStrella es el lucero que brilla en la vida de Paola, quien supone un cielo para su hija. Ambas tenían que estar juntas en esta vida para enseñarnos la complicidad de este amor. Ver cómo sonríe Estrell es aire para la vida. Cada uno en nuestra parcela vital padecemos algún tipo de problema (ya sea mental o físico); solo hay que asumirlo y seguir viviendo con DIGNIDAD.
    Hoy pasaremos vuestros comentarios a las verdaderas PROTAGONISTAS de esta hermosa historia: EStrella y Paola.

    Responder
  3. perlynestrella

    me siento realmente feliz por tus lineas ha sido un regalo maravilloso verlo reflejado y que todos conozcan del inmenzo amor que siento por mi hija no la cambiaria por nada. amo su discapacidad le pido a DIOS q nos regale muchos años juntas, cada sonrisa , carcajada me hace ver la vida de muchos colores, es decir hermosa y amarla porq se q ella es realmente feliz gracias amiga. un saludo desde venezuela.

    Responder
  4. Anonymous

    El nacimiento de un hijo es algo maravilloso.Todos traen una nueva luz y una esperanza que sirve para afrontar su desarrollo vital.
    Con ellos aprendemos y les enseñamos.
    Qué suerte poderlos disfrutar y que valientes son esas madres y esos padres que saben, a pesar de lo que les dicen, seguir nutriendo esa vida y luchar con ellos hasta el final.
    Enhorabuena a todas las madres y padres que nos dan lecciones con su ejemplo.
    jcg.-

    Responder
  5. cherny_amores

    Hola soy mamá de María Luz también una personita Especial que es el amor de mi vida, tiene sindrome de Down y estoy orgullosa de ella. Gracias por tus palabras, en Estrella se reflejan todos nuestros hijos!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *