Respeto, tolerancia y amor.

 

Nos ha tocado vivir una vida diferente, rara, extraña, como si fuera ajena a nosotros. Nos sentimos imbuidos en un volcán de emociones que alteran nuestro interior, que, incluso, no nos permite ser como éramos “antes de…”, que nos desconcierta y no acierta a saber de nuestras reacciones internas.

¿Qué ha sido de lo que éramos hace, “nada”? ¿Acaso hemos cambiado de manera brusca en poco tiempo?, o, ¿seguimos siendo los mismos?… Todas estas cuestiones son preguntas que nos hacemos cuando despertamos de un falso sueño, a una realidad excesivamente real.

Somos, también, diferentes, ¿extraños que no se conocen? Nos encontramos frente a excesivos matices que dan tono a un “cuadro vital”, para algunos, abstracto y, para otros, tildado de hiperrealismo. Hay quien lo llama “el absurdo de lo absurdo”, “la crudeza de la realidad más cruda”, “cambios que tenían que llegar para evolucionar”…

En fin, el lienzo de las emociones es quien da color a nuestro día a día, unos días que ya no se subrayan de cotidianos, más bien ilógicos e inciertos. Nada está escrito, pero necesitamos leer qué va pasando en este diario de nuestra vida.

 

Lo cierto es que ahora el mundo entero navega sobre un mismo mar, estamos en un mismo barco, y debemos hacer un rumbo común que nos permita llegar a buen puerto.

Creo que…,

EL CARIÑO ESTÁ EN EL RESPETO QUE UTILICEMOS CON LAS “DISTANCIAS FÍSICAS”.

 

PORQUE TE QUIERO, ME ALEJO.

PORQUE TE QUIERO, NO TE BESO.

PORQUE TE QUIERO, NO TE ABRAZO…

 

NO POR ESO TE DEJO DE QUERER, DE CUIDAR Y DE RESPETAR, TODO LO CONTRARIO. AHORA, MÁS QUE NUNCA, TE QUIERO Y TE RESPETO POR ENCIMA DE TODAS LAS COSAS, Y SABES BIEN, QUE ESTOY CERCA, AUNQUE ME SIENTAS LEJOS, AUNQUE LA CALIDEZ DE LA PIEL SE HAYA TRANSFORMADO EN UNA ESPECIE DE TACTO FRÍO.

 

SOLO TE PIDO QUE, DE LA MISMA FORMA EN LA QUE YO LO HAGO CONTIGO, LO HAGAS TÚ TAMBIÉN CONMIGO, POR FAVOR.

 

 

Pilar Cruz González

(30.Oct.2020)

 

Pilo Cruz

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

Un comentario en “Respeto, tolerancia y amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *