KURRO, NUESTRO QUERIDO PERRO

Amable lector, antes de comenzar a ojear esta entrada, si eres reacio o poco predispuesto a comprender cómo de grande puede ser el cariño manifiesto hacia un “perro”, te aviso que quizá no entiendas las sentidas palabras que veas en ella, y lo afirmo desde la visión de quien sabe, siente, y conoce bien éste singular cariño.

Fue mi hijo Jose, -“el pequeño”, aunque haya cumplido ya su mayoría de edad. No obstante, sigue siendo el pequeño pues su marcada inocencia avala un corazón bondadoso y cándido-, como en multitud de ocasiones, quien me formuló una pregunta: “¿Mamá, te has planteado alguna vez porqué un perro no puede tener una vida más larga, que sea similar en supervivencia a la de un ser humano?”. Las razones con las que apostilló su reflexión no le quitaron la razón. Prosiguió: “¿Qué pasaría si nosotros nos fuéramos de este mundo antes que “Kurro”? –como así se llama nuestro perro, quien ha crecido al lado de la vida de mis hijos durante 11 años-. ¿Quién se haría cargo de él, quién le querría de la misma forma que nosotros, quién conocería cada uno de sus gestos? La naturaleza es muy sabia, y manda sobre nuestros deseos. No podemos hacer nada al respecto.“

Kurro llegó a nuestras vidas hace ya once años como regalo enviado del cielo, por motivo de la Primera Comunión de nuestro hijo Álvaro. Pensamos que lo mejor para él, y para Jose, ambos chicos sensibles dispuestos a compartir cariño y ratos de diversión, sería regalarles a Kurro. Reconozco que al principio llegó con una equipaje cargado de dudas frente a cómo sería su adaptación en el nuevo hogar. No sabíamos de que manera nos adecuaríamos, cuál sería su sitio en el seno de la familia, pero lo cierto es que haciendo una visión del pasado puedo afirmar que “la aventura de querer a Kurro, y aceptarle como a uno mas en la familia, mereció la pena”. Él mismo, y de manera sencilla, sin complicaciones (todo lo contrario a como solemos hacer los humanos), nos ha enseñado a quererle, a cuidarle y protegerle, y más a día de hoy en donde la sombra que acompañó a su joven figura se aleja de él. Sabemos que un día se “irá”, de la misma forma en la que vino, y lo hará habiendo recogido un inmenso amor, un profundo cariño, gotitas frescas de mimos, esas que han recorrido su cuerpo para aliviar sus dolores, apaciguar sus nervios o refrescar una ternura que siempre nos ha regalado, con la alegría de haberse visto acogido en una familia que le ha querido y respetado.

De la misma forma que dedico un espacio en el blog para comentar diferentes temas que me importan, no puedo obviar un rincón para él, para ese ser especial que “nos da los buenos días con una tierna mirada, a la espera de un pedacito de magdalena que tanto reconforta su buen paladar y generoso estómago. Kurro sabe cómo acompañar las soledades de las penas y los problemas de los miembros de la casa, siendo quien nos recibe con inmensa alegría –aunque tan solo hayamos ido a tirar la basura o ausentarnos de casa por espacio de escasos minutos-. Le llamamos “General”, porque yergue su cabeza para llamar nuestra atención, al tiempo que estira su corpulenta silueta sabiéndose dueño de un porte excepcional.

Hay quien ve en la figura de un perro a un simple animal, o “bicho”, de compañía o de guardia, pero a los que tenemos la suerte de vivir con Kurro, siempre nos quedará la satisfacción de haberle dado el amor merecido.

Y si después de leer esta entrada, y comprender su mensaje, alguno de los lectores habéis percibido el cariño que transmite un perro, pensad que aún estáis a tiempo de experimentarlo personalmente, y más si en vuestro hogar hay niños deseosos de crecer junto a un animal de compañía, como mis hijos lo hicieron bajo el amable lomo de Kurro y de su leal compañía.

Un perro en casa jamás agota su raudal de amor porque sencillamente sabe amar a cuantos a él le aman.

Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

11 comentarios en “KURRO, NUESTRO QUERIDO PERRO

  1. B

    Me alegro ver la entrada dedicada a Kurro, los que le conocemos sabemos de su ternura, es un ser especial al que quiero montones y por su puesto ya sabes que yo me quedaria con el siempre,quien si no le iba a limpiar los «belfos»??.
    Tia B.

    Responder
  2. Anonymous

    HOLA¡ soy de Chile, de la isla grande de chiloé, tengo la bendición de tener un boxer y como lo dices en tu introduccion ,la comparto plenamente , mi polo noel es lo mas exiquisito del mundo , es la bebdicion de mi señora y mi hija .aparte tengo una poodle toys y una pitbull.y resulta que mi polo tuvo hijos y nos quedamos con tres cachorros ,asi que ahora somos 9 integrantes en la familia. un saludo para kurro y un abrazo para ustedes . con cariño .Eduardo opitz y familia

    Responder
  3. Pilo

    Hola Eduardo! me encanta que mi Kurrito llegue hasta Chile y lo puedan conocer allí!
    Veo que tienes una sensibilidad especial al tener perros, y que son parte de tu familia…Me alegra mucho. Desde aquí te mando mi cariño y te invito a que sigas leyendo el Blog de Aura. Un fuerte abrazo. Pilar.

    Responder
  4. TRINIDAD CANEL

    Hola pilo, un cariñoso saludo.
    Las personas que amamos los animales, hablamos un idioma diferente, y navegamos por corrientes de respeto y nunca seguro participariamos en esos festejos horrorosos donde la diversion es el peaje sufrido de un toro, o esas cacerias donde la alegria de unos va unida a la muerte.

    Un abrazo y hasta pronto

    P.D . me encanta tu blog! Un mimo para kurro.

    Responder
  5. Pilo

    Ahora más que nunca cobra fuerza esta reflexión, ahora que Kurro se ha ido al cielo de los perros. Siempre estará con nosotros. Su cariño es eterno.

    Responder
  6. jrrof

    DIJE: ei! Pilo
    quiero decirte que a mi no me gustan los perros, aun así leyendo tu post quiero un poquito a KURRO!!!
    ————————————
    ei! Pilo y família muchos animos en vuestra estimación hacia Kurro…ahora sin KURRO!!!
    Abrazos Josep

    Responder
  7. Anonymous

    hola Pilo,siento mucho que tu Curro ya no este contigo,pero te ha dejado sus recuerdos y su vida feliz junto a vosotros , así el siempre estará vivo.mi perrita esta ya muy viejecita y no tardara en ir a jugar con curro,pero ella también estará siempre junto a nosotros porque nunca la olvidaremos.besos Pilo.

    Responder
  8. Anonymous

    Awww me hiciste llorar¡¡ y al iwal q tu compartoo un gran cariño por esos seres q nos hacen la vida mas agradable… son seres que sienten iwal que nosostros… dar y recibir cariñoo

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *