Préstame un poco de tu tiempo…


Un tiempo en el que necesito de tu tiempo…

A veces el tiempo no habla, pero si comunica tácitamente…Y se hace escuchar, dentro de un espacio sordo, lo que tal vez no sea agradable para nuestros oídos. Una disculpa a tiempo parece amansar la rabia de lo que bien pudiera haber sido hermoso: un encuentro, un compartir momentos, un entrelazar manos, un estrechar abrazos, un sentir energías…
“Lástima que hoy no dispongo de tiempo para llamarte”.
“Una pena que no tengo un segundo siquiera para verte”.
“Ése beso podrá esperar, ¿no?”.
“Hijo, no puedo estudiar contigo, no tengo ni tiempo para sentarme”.
“¿Dejamos las compras para otro día? Me llamó una amiga y no tuve más remedio que quedar con ella. Contigo tengo confianza, ¿verdad?”
“Yo creo que el paseo lo podemos dar mañana; hoy llueve y está desapacible”.
“Tengo el estómago mal, hoy no podemos vernos para cenar”. “¡Si tengo muchas ganas de conocerte, pero mi tiempo es limitado y…¿Y?!”
“Tengo trabajo, cariño. Hoy no me esperéis a comer. ¿Los niños bien?”…
“¡Cuántas ganas tengo de verte, pero ni siquiera tengo casi tiempo para verme a mi!”
——–
Soy tú madre, y te di mi tiempo desde que naciste. Ahora eres tú el que no tienes un minuto para mi. Quizá niegues oír lo mucho que me gustaría escucharte…
-Soy tu hermana y no tienes tiempo para mi. No es el hecho de comprar algo, es solo irme contigo y compartir risas agarradas del brazo. Qué cruel puede llegar a ser la “confianza” en las relaciones…
-No tienes un segundo para verme, pero malgastas tus horas sin saber de mi…Aunque el tiempo nos alejó, creo que aún estamos a tiempo de recuperarlo…
-¿Qué es un beso para ti?…Nada ¿Qué es un beso para mi de ti?… ¡Todo!
-¿No sabes que se inventaron los paraguas para salir a la calle y poder seguir viviendo? No es que esté desapacible el día, es que no hay un rayo de sol en nuestro cariño. ¡Tengo paraguas a la espera de ser usados! Tengo un corazón dispuesto a protegerte de la lluvia de tus sentimientos…
-¿Quizá tu estómago hable de penas al tener que compartir con él alimentos en una mesa arrinconada. Estaba claro que lo que te debiera de alimentar era tu soledad, no mi compañía.
-El trabajo se convierte en un flotador cuando una relación navega por mares turbios…El tiempo, en este caso, es un buen aliado.
————
La vida pasa apresuradamente, y si avanzamos el reloj vital para seguirla, nos perderemos esos pequeños momentos que convierten nuestra historia personal en una hermosa vivencia.
Sin darnos cuenta, día a día, vamos transformando el tiempo en la mejor excusa para no perder el tiempo con quien no queremos…
Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

4 comentarios en “Préstame un poco de tu tiempo…

  1. Karkallon

    Que bien tan preciado el tiempo. Cuanto de él falta para poder dar abasto con todas las cosas que quieres.
    Cuantas veces hay que decir, No puedo, no tengo tiempo, especialmente a tus hijos, quienes no entienden que haya tantas cosas que hacer antes de dedicarles un ratito.
    Quiero mas tiempo para ellos y para hacer mi vida mas llevadera. Todo se andará…

    Responder
  2. AnaLuna

    Es cierto que «tiramos» mucho tiempo que podria darnos momentos, horas o dias realmente provechosos para nuestro ser;quitamos tiempo al tiempo para no hacer nada o regodearnos en nuestra soledad en vez de coger el paraguas, el abrigo o el gorro y la bufanda y dedicar ese tiempo a alguien que, en realidad, nos lo estaremos dedicando tambien a nosotros mismos, haciendo asi un doble bien. Lo hago yo, lo haces tu y los demas lo hacen contigo y conmigo. Romper cadenas que nos atan a comportamientos egoistas y sin ningun resultado positivo es lo que deberiamos tratar de hacer entre todos, formando una cadena humana en la que todos tengamos un ratito de tiempo para prestar, en este tiempo que necesitas de mi tiempo. Desde nuestra casa hasta donde lo necesites. Te envio, Pilo, un abrazo enorme que sale directamente de mi corazon. Y mil besos.

    Responder
  3. Santa

    Alguien dijo que el tiempo es oro…

    Al pasar los años, nos aferramos a ese oro. Sin saber que cuanto más haces por retenerlo; más lo pierdes…

    Un saludo

    Responder
  4. RAÚL

    Jo PILO

    He estado leyendo tu escrito sobre «Préstame un poco de tu tiempo…» y sinceramente cuantas verdades hay encerradas en el mismo.

    Me ha encantado. Esto que has escrito, me hubiera gritarselo a mucha gente que ponía excusas para ver a Raúl.

    El pasado nunca vuelve y las oportunidades de disfrutar del pasado dificilmente se repiten.

    Eres muy sabia de verdad.

    Un besazo de parte de Raúl y mía. Nuri

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *