Un segundo del tiempo…


El cronómetro de la vida se detiene cuando contenemos el tiempo para nosotros, guardándonos los minutos para que no se escape ni uno solo…”El tiempo es oro”, y aún más sí es el invitado de honor de nuestra rutina. Las prisas lo agotan, lo queman y no le dejan respirar. El tiempo deja de avanzar cuando no compartimos los segundos que pudieran significar más que unas horas, que un día, que una vida. Educadamente nos acostumbramos a guardar la prudencia en la antesala del silencio, y también las palabras, las que van dirigidas a quienes queremos, a quienes nos importa, y nos escondemos detrás de los sentimientos; experimentamos el miedo por la utopía, que no realidad, del “¡qué pensarán los demás!”, sin pensar en nosotros mismos, en nuestra libertad de decisión, en lo que siente nuestra sincera emoción. Y nos acostumbramos a “aplazar” situaciones para “más tarde, para luego…¡para nunca!”, a la espera de sea el tiempo quien “coloque” todo en su sitio. La pereza, la inseguridad nos dominan. Y dejamos pasar la vida a un tiempo record.

Pero, realmente, ¿hay un sitio ideal para todos, una vitrina donde colocar los momentos especiales, o los que no lo son tanto? ¿Hay un refrigerador que congele las situaciones importantes para “más adelante”, o somos nosotros quienes robamos tiempo al tiempo y a las oportunidades? Y dejamos escapar las ocasiones que alzan nuestra felicidad, que avalan ilusiones y nos crean seguridad escoltados por el dichoso “miedo”, una sombra que tan solo paraliza proyectos personales. Esperamos del futuro –la expectativa de lo que pudiera venir se alza como reina-, y ni tan siquiera sabemos con qué tonalidades dibujar el presente –dudas, miedos, quiebros y problemas van deteniendo cada segundo vital-. ¿En qué estantería de la vida situamos la autoestima cuando el viento de la inseguridad entra por la ventana de las dificultades?

Una buena pila de confianza, o el convencimiento de que “podemos conseguir nuestros propósitos”, seránun buen punto de partida para conectar con el tiempo que nos otorga la vida…Busquemos un lugar privilegiado para colocar el cronómetro de la vida en un espacio seguro que nos permita recuperar lo valioso de nosotros mismo, aquello que en el instante de un segundo pudimos perder.

Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

4 comentarios en “Un segundo del tiempo…

  1. jrrof

    Un segundo del tiempo…

    LES DADES… I LA VIDA.
    si dilluns…
    cap de setmana, fi de més…
    primavera, estiu, tardor hivern…
    el primer més, el segon…
    la primera dent…
    els primers passos…
    un any, dos anys… 66 anys…
    en un no rés… un instant…
    el cel blau, la mar blava…
    el sostre de la habitació blanc…
    la lluna de plata…
    el sol taronja…
    que sigui el meu sol…
    que m’envoltin els colors…
    les dades… i la vida…
    rofrofjosep és jrrof…

    Responder
  2. analuna

    Si miras a los ojos a la gente, solo ves miedo, desconfianza, inseguridad y prisas. Prisas por ir, prisas por tener, prisas por hacer. Ya no hay tiempo para nada que signifique espacio, tranquilidad, reflexion, cariño, lazos, conversacion….nada de todo lo que es saborear el tiempo y, por tanto, la vida. Ya no hay tiempo ni intencion de mirar a nadie a los ojos, de conocer a las personas a traves de sus gestos y sus «manias». Pero se, a conciencia, que cada uno tiene que poner su vida, mas o menos, donde quiera que esté y eso se aprende con momentos malos y buenos que te enseñan que estas solo contigo mismo para hacer que en tu vida imperen los valores que tu sientes en lo mas hondo de ti y que te hacen bien para recorrer el camino de tu vida. Yo sigo teniendo tiempo para sentarme a conversar, escuchar y dar o aprender. Y para cerrar los ojos, mirarme en mi espejo interior ese en el que solo puedes verte tu y,con cierta prisa, quitar lo que no quiero que arraigue en mi. Por que el tiempo es valioso , solo, cuando se VIVE. Un abrazo.

    Responder
  3. Pilo

    el tiempo del que disponemos es el que elegimos como nuestro espacio de tiempo…Me habéis regalado vuestro tiempo escribiendo palabras preciosas, de las que aprendo, y yo os regalo parte del mío para agradeceros que estéis ahí, en el Blog de Aura recogiendo emociones. Un fuerte abrazo,, «BLOGUEROS»

    Responder
  4. B

    Efectivamente, el tiempo es oro y hay que aprovecharlo, no somos dueños de nuestro destino,somos simples viajeros en nuestro viaje por la vida, disfrutemos de lo que nos regala la vida en cada amanecer.
    Besos-B

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *