Un solo día…

 

Todas las personas tenemos días altos, y de bajos ánimos, días donde “hoy” estoy bien y luego, quizás, no tan bien; días de pensar y no querer saber demasiado para no agobiarnos.

Hay días de seguridad, o de molesta incomodidad; días básicos o complicados; días que no se dejan ver, y días demasiado visibles; días de nubes, de ocasos, y también de cientos de soles.

“Me gusta buscar mi día para soñar, para hacer realidad lo que en sueños elijo vivir.”

 

Hay días donde quieres, ¡un solo día solo para ti!.

”Con eso me conformo, dirás. Son necesarios para continuar los días posteriores”.

 

Existen días de paso, y días de estancias sólidas que establecen vínculos de emociones saludables.

Tenemos días donde ganan los problemas que no son de uno, los que aún sin pertenecernos los hacemos muy nuestros.

“No los peguemos a la piel porque ésta debe respirar”.

 

Hay días en que no queremos nada y otros, sin embargo, donde necesitamos todo. Somos así.

“¿Qué nos está ocurriendo?. Pensemos en ello porque algo pasa, y seguro que no pasa por nada”.

 

Todos quisiéramos, si es posible, ¡un día de paz!, un instante donde la mente pudiera serenarse, y dejáramos de preguntamos por qué vivir esos días raros que tan poco nos benefician, que nos hacen sentirnos inestables, inquietos, y que solo sirven para alterarnos.

“¿No soy yo quien elijo “mis días”?. ¿Será que “alguna persona”, o “alguna preocupación”, se aproxima demasiado a mi espacio vital, siendo capaz de cambiar “mi día” sin ser plenamente consciente de ello?. Asegurarnos de dónde está el núcleo de la serenidad será fantástico para poder estabilizar nuestro estado anímico, y más en estos tiempos que corren, en donde nos aceleramos en cuestión de segundos para ir excesivamente rápido. 

 

Busquemos nuestros propios días dentro de ese ajetreo de vida que tengamos, y sintámonos libres para estacionarlos dentro de una apacible tranquilidad.

¿Será tan sencillo como eso?…Intentémoslo, aunque sea… ¡por un solo día!

 

Pilo Cruz

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

Un comentario en “Un solo día…

  1. Toñi

    Totalmente de acuerdo Pilo, yo no eligo mis dìas porque a veces no se puede y te arrastran otros problemas.
    Pero eso sì, el dìa que eligo yo y no hay dolor el sol brilla màs que nunca.
    Muchas gracias?por tus consejos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *