El ropaje de la vida

El camino de la vida

No importa la ignorante desnudez con la que nacemos, con la que venimos a este mundo, ni tampoco aquella con la que nos despedimos de él. Nacemos y morimos sin una ropa que nos cubra, y eso nos hace libres. Lo verdaderamente valioso es la experiencia que adquiramos a lo largo de la vida, lo que mantiene abrigado al cuerpo y la mente.
Ser dueños de una vestimenta sencilla será lo necesario para pasear con libertad, no hace falta más. Una vestidura excesiva nos puede pesar demasiado; sobrecargarla, complicaría lo esencial, lo más simple.
Nuestro ser no necesita que le cubran de lujosas “capas” para desarrollarse como humano, más bien precisa de sencillez y naturalidad para proteger su cuerpo.
No por engalanarnos más de lo habitual lograremos parecer más de lo que en realidad somos. 

Continuemos con nuestro paseo de vida, el que hacemos a diario, el que más nos llene, el que no nos pese.

Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

2 comentarios en “El ropaje de la vida

  1. Anonymous

    Que ese «alma humilde, y desnuda», que a ti te cubre y proteje, nos de a TODOS, cobijo, para que no necesitemos tantas «capas», para parecer más bellos.
    Siempre escribes «lineas» que hacen pensar y recapacitar, a lo largo de nuestro «desarrollo vital»
    Gracias.
    jcg.-

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *