La careta del engaño: la falsa apariencia.



Las falsas apariencias: engañar engañándose…La careta que esconde la naturalidad…
Resulta cotidiano y cercano sufrir el «simple» gesto de «guardar las apariencias» y no mostrarse tal y como uno es. Nos engañan quienes recurren a ello, y nos engañamos, si somos nosotros quienes utilizamos esta “falsa careta” que evita mostrarnos en un momento dado…Miedos, temores, sufrimientos, inseguridades, complejos, etc, son la llave que abre este “cajón desastre”, los quiebros que ciegan los ojos de la seguridad.

No digo…porque…¿y si? …
No hago…porque…¿y si?….
No voy…porque…¿y si?…

¿Quién soy si no puedo/ o quiero/ ser yo?

Frente a tales racimos de dudas creamos el modus operandi de la “inocente” falsa apariencia”. Por algún motivo de peso evitamos mostrar la cara de nuestra naturalidad:

No «decimos» por si quedamos mal…pero al final expresamos lo que en realidad NO sentimos…No vaya a ser que quedemos mal…
No «hacemos» por si somos mal interpretados…pero al final «actuamos» como personaje de una historia de mentiras.
No «vamos», por si molestamos…Y si vamos no nos comportamos tal y como somos…

¡Señoras y señores, en este momento salen a escena las falsas apariencias!

¡Menos mal que pensar es gratuito y que nadie nos pasa factura por hacerlo!

¿En qué cajón de las carencias se guardan «esas apariencias»? ¿Por cuánto tiempo se ha de mirar hacia otro lado, o que no nos miren de frente? ¿Por, y para qué, o quién, se ha de «esconder» algo que debiera ser normal? 
¿Podemos pensar en la presencia de prejuicios que limitan la naturalidad de una manera de ser, un estado de acción, una situación?
¿Vivimos en un mundo en donde “si no se es” como “otro/s” quiere/n que “seas”, en realidad no “eres” lo que en realidad “eres”?
¿Aceleramos el proceso del “inevitable engaño”, y no el engaño hacia el exterior, sino hacia uno mismo con este tipo de actitud?
Si es así, craso error…
¿Quién nos va a conocer tal y como somos? ¿Será el espejo del reconocimiento personal quien se vea engañado frente a semejante talante?

Creo que las «apariencias» de ese tipo son sinónimo de presidio, de candado para la libertad, de falsas limitaciones en la actuación…
¡Qué diantres!…Es una perdida de tiempo usar fuerzas para «guardar para sí” lo que no «han de ver los demás» ¡Mejor ser uno mismo y «guardar» para uno lo que se quiera, que no «guardar» sentimientos y emociones para que los demás no vean lo que se guarda por pudor, o por el mero hecho de quedar bien…Pero…¿quedamos bien realmente comportándonos así?
Lo dudo…
¿Por qué complicarse tanto? Querámoslo o no, somos de una determinada manera de ser. Gustemos o no al resto, seamos o no aceptados no debe ser sinónimo de “tener que guardar apariencias” que no van con nuestro estilo de vida, con nuestra forma de pensar ni con la manera en la que miramos la vida…
Habrá quien con facilidad, y como erróneo habito de vida, recurra a esta “careta de engaño” para acercarse a los demás. Ellos obtendrán como moneda de cambio nuestra completa desconfianza …
No aprendamos a usarla para enmascarar emociones, y rechacemos su manual de instrucciones, su modo de empleo, por fácil que parezca…Estaremos engañándonos a nosotros mismos.

Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

4 comentarios en “La careta del engaño: la falsa apariencia.

  1. Gilberto Cervantes

    Tocas un tema agrio. Quiza el peor de nuestra sociedad. Desde que abrimos los ojos la sociedad nos condiciona para que dejemos de ser y nos transformemos en lo que debemos ser. En la universidad y luego frente al mercado laborar nos condicionan para dejemos de ser, nuevamente, y seamos como debemos ser. Entonces como decirle a nuestros hijos y a nosotros mismos que sean sinceros.

    El bombardeo en los medios audio visuales es constante, y hoy vemos como los destripadores, los oportunistas, los despiadados y canibales son los que triunfan. para eso tambien nos educan en las universidades, para que destaquemos por encima del resto,no importa como, el triunfo individual es la meta. Y si adulamos a los jefes, si tratamos de parecernos a ellos pues mejor.

    Mal estamos Pilo

    Te dejo un beso y se feliz!

    Responder
  2. ANGELES

    tiendo a esconder tanto mis emociones que a veces no se quien soy. Me considero una persona muy vulnerable e insegura, Y me causa
    un gran pudor que me conozcan como soy. ¡¡EN FIN!!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *