La espera…

Hay quien se asienta en la silla de su paciencia para esperar lo que le ha de venir; sin prisas, apoyando sus necesidades en el regazo del ensueño, regalando tiempo a su vida y pausas a su inquietud.

…Esperó a que el aire dejase escapar lo molesto, a que el sol iluminase las tienieblas de sus expectativas…

Esperé a que el amor necesitara mi cariño.
Esperé a que un amigo quisiera amistad.
Esperé a que la lluvia cayera en un árbol seco.
Esperé a que no olvidaran mi nombre.
Esperé a que me vinieran a buscar para no estar más tiempo solo.
Esperé a ser alguien de provecho y prosperar.
Esperé lo que nadie fue capaz de esperar por mí.
Esperé a que cambiara el tiempo de espera y que alguien me esperase a mi…

Quien “espera” a que los demás hagan lo que uno pretende, pudiera esperar demasiado. Sin embargo, a aquél que “no espera”, le puede llegar lo inesperado.

Es inevitable…Como humanos que somos…siempre esperamos…

 

Aún así ¿merece la pena la espera?

 

Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *