La libertad del amor

El amor es la fuerza de la vida que se mueve impulsada por propia su libertad. No hay quien le detenga cuando siente. Es directo y no titubea al establecer su firme propósito. Tampoco espera, e intenta no ser demasiado paciente.
El amor no elige a quien amar; tan solo necesita hacerlo con valentía y decisión, esforzándose en mantener su llama prendida a la luz que irradia cuando está encendida.
No sabe de sexos, ni de razas o religiones. No conoce política, aunque a veces es políticamente correcto cuando se trata de amar. Está en alerta si es su dicha la que le llama a gritos.
El amor ama a hombres y mujeres por igual, obviando preguntas y manteniendo al margen posibles respuestas, porque no las quiere ni le interesan. Ama sin más, deseoso de amar sin el yugo de cadenas que le aprisionen, ni engarzado en esfuerzos inútiles que le puedan desgastar, únicamente procurando la naturalidad de su propia expresión emocional. Se deja llevar por la intensidad que pondera su fuerza, y no mira hacia atrás si es que elige amar.

Y hay amores que quieren sin querer, y otros que sin querer, quieren…
Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

Un comentario en “La libertad del amor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *