Os deseo un año serenamente «feliz»

Despedimos un año de idas y venidas, de dolores y alegrías. Se adormecen días luminosos y noches amargas. Algunos recordarán este año que ahora nos deja, como tiempo de complacencia, de provechosas cosechas, de grandes acontecimientos, y otros, por el contrario, como un año de huecos imborrables, de vacíos repletos de tristezas, de ausencias. Y mi mención especial de ternura es para Marcos, un alma inocente y buena que decidió volar, arrimándose a su espacio de tiempo existencial, para llegar a la otra orilla, escuchando su alma el cántico del sueño eterno; nunca muere del todo quien vivió con tanta intensidad. No puedo olvidarme de Angeles (Ela), un ángel que vuela entre los que la quieren, ayudando y llenándoles de inmensa paz. Se fue sin hacer ruido y con el alma repleta de amor por los suyos: sus hijos, su marido, y sus nietos, corazones que laten al compás de su hermoso recuerdo. A Maria Victoria, un poco la madre de todos, quien me regaló amor en tardes de adolescencia. Unos se van, otros se quedan en un mundo de sueños aún por cumplir, de deberes que han de ser revisados por la enseñanza de vida que cada viajero terrenal muestra en el papel de su recorrido existencial. Estamos de paso, afianzando unos pasos que en ocasiones se enlentecen sin permitirnos correr hacia donde proyectan nuestros deseos…Vivimos paseando frente a un paisaje que puede resultar agradable o ante un escenario que se tiñe de solemne oscuridad. Es la vida en sí: amores perdidos, amistades encontradas, subidas y bajadas en la cuesta de la vida, en un día a día que intenta avanzar timoneado por el esfuerzo y el tesón. Doce uvas nos recordarán lo que se alejó para siempre: segundos, horas, minutos, y vidas…Una copa, alzando lágrimas y alguna sonrisa, nos traerá el silente mapa con el que recorrer un nuevo año.
A todos vosotros, os deseo un Año tranquilo, con cada uno de sus días acompasados de paz y de amor. Realizad, por lo menos, uno de vuestros sueños, y sacar lo mejor que hay escondido en vuestro corazón. Al menos así seréis felices por un instante. Merece la pena llevarlo a cabo.
Mi sincero cariño.
Pilo.
Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

2 comentarios en “Os deseo un año serenamente «feliz»

  1. Pilo

    Esa frase me la comentó un amigo haciendo alusión al «no cumpleaños» de Alicia en el País de las Maravillas, y comparándolo con los otros días en los que no son Navidad…Y tiene razón. Parece que la Navidad invita a que los días se tiñan de cierta felicidad, aunque sea enmascarada o ficticia, pero podríamos intentar que un ratito de cada día de nuestra vida tuviese al menos un par de segundos dispuestos a una sonrisa; mejor regalarnos unos cuantos minutos más. El ritmo de la vida no es sencillo, más bien complicado, pero un intento vale mucho más de lo que pudiéramos imaginar. Os animo a que lo pongáis en la lista de vuestras propuestas.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *