«Parar» no significa «detenerse»…


La vida en sí NO guía nuestro movimiento personal, el que nos hace sentirnos «personas». Somos nosotros quienes “paramos”, y lo hacemos para respirar, para pensar y sentir aquello que necesitamos expresar en nuestro interior.

No por “parar” detenemos obligatoriamente el proceso vital, tan solo creamos una pausa que nos ayuda a continuar.

Cada persona elige la intensidad con la que llevar su proceso personal. Hay quienes necesitan más tiempo para aprender, o quienes rápidamente saben lo que quieren. No por ello unos lo hacen mejor que otros. No es el reloj vital quien regula el aprendizaje, la sabiduría o el conocimiento, es nuestro empeño en vivir quien marca la directriz de cada segundo existencial.

“Para”, si es necesario, y siente la fuerza que marca cada minuto de tu vida…»Detén» tus pasos y reorganiza tu espacio, aquél que te aporte tranquilidad. Y cuando lo hayas conseguido, prosigue con el impulso de tu desarrollo individual. Sentirás que el aire que regala la vida te inspira plenitud en el espíritu.

Date tu tiempo para pensar. No lo perderás.

Después llegará tú momento para actuar y activar tu tiempo…

Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

3 comentarios en “«Parar» no significa «detenerse»…

  1. Isa Piñeira Álvarez

    Como siempre cargadita de razón Pilo…es inevitable pararse en algún momento del ciclo vital, porque hay que «respirar» y coger aire para continuar, pues la vida a veces nos presenta escarpadas pendientes que escalar…
    Un beso

    Responder
  2. jose i mari

    Respiro…
    Pienso…y
    Expreso…

    Espero conseguir pronto mi tranquilidad…
    Llegará mi momento. Como dice Isa, «la vida a veces nos presenta escarpadas pendientes que escalar»…

    Voy subiendo…UN beso enorme. Mari.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *