Vivir y ser visibles…


¿Cuántas veces son necesarias las «ausencias» para poder mirar la vida desde la ventana de la discreción, la espera y la prudencia, sin «dejar de estar», y/o aparentando «no estar»?…

En ocasiones la tierra abre unas “trampillas” que nos invitan a «desaparecer del mapa”, permitiéndonos no ser visibles para quien elegimos o eligen no vernos. El espacio terrenal, cuando nos cede su “escondite para desaparecer”, es un cómplice protector que se alía a nuestras necesidades. No somos “invisibles”, es lo cierto, pero el intento de desaparecer genera unas lógicas “ausencias” que nos hacen imperceptibles.

No hay más de cierto que mientras estemos vivos «se está», de una forma u otra forma, aunque no se nos perciba con los ojos de la visión…

Mientras para algunas personas somos visibles, para otros ni existimos, somos sombras pasajeras que deambulan por la vida. En este caso, lo significativo es la importancia que demos nosotros mismos a éste hecho. Debemos ser claros a la hora de saber cuándo y para quién “estar”, y no viceversa.

La realidad es la que dicta la sentencia de nuestra visibilidad: se está para quien quiere, cuando queremos y cuando se nos quiere.

No perdamos el enfoque de nuestra propia percepción para seguir manteniéndonos firmes en una vida que nos pide a gritos vivir con dignidad y confianza. Nos somos invisibles, mientras no lo decidamos así. Pisemos con confianza el suelo de la tierra para que no nos engulla en la trampa de la indiferencia.

Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

Un comentario en “Vivir y ser visibles…

  1. Mayte Pascual

    Qué hermosas palabras y reflexiones. Me gustaría ser invisible para la envidia, para el rencor para el resentimiento y muy, muy visible para el perdón y la liberación de las ataduras. Te felicito Pilo sinceramente por tu trabajo. Es muy bello y es una ventana que me conduce al Amor. Un beso.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *