Somos humanos…y erramos…


¿El hecho de «ser humano” nos sirve de excusa para “molestar”?

No quien calla sus problemas sufre menos, ni quien los pronuncia sufre más…
Cada persona guardamos, o soportamos, el peso de las dificultades como sabemos, o como realmente podemos. Unos lo hacen desde el silencio. Otros, desde la libertad de expresión.
Cualquier decisión es respetable. Pero…somos humanos y solemos meter el dedo en la llaga, justo donde más duele a quien no debiera sentir ése dolor…
La mente trabaja de igual forma para todos. Es, el actuar de la boca, o la prudencia, el miedo, la timidez quienes provocan tal decisión.
¿Habla quien sabe? ¿Calla quien se considera ignorante?
Los agentes externos que envuelven la vida de cada ser humano convierten a la decisión de hablar, o callar, en trabas o, por su contra, en caminos de soluciones viables para problemas…
No debemos juzgar a nadie por el mero hecho de que “hable”; ni tampoco porque nos moleste que “no hable”. Pero…somos humanos, y erramos.
No debemos presentir como afrenta el lenguaje con el que se expresa una sola mirada, o un gesto, porque nos dolerá a nosotros y no a quien “nada” hizo para molestar.
Si mirásemos más hacia dentro, y no tanto hacia fuera, a lo que advierten nuestro ojos, no nos haría daño lo que vemos como “real” a diario. Demasiadas “suposiciones” de lo que es “nada” quiebran relaciones que debieran seguir manteniéndose. Pero…somos humanos, y erramos.
Actuamos raudos en opinar sobre quien “habla”, o, por el contrario, sobre quien evita la palabra, y no dedicamos tiempo a valorar cuanto sentimos, hablamos, o disponemos… ¡nosotros mismos! Pero…somos humanos…¡y erramos!
Sin respeto, solemos criticar a quien calla un sentimiento, o juzgamos a quien consideramos que habla demasiado.
En el equilibrio está la sabiduría. Haz lo que debas hacer, y deja a los demás que hagan lo que crean que han de hacer.
…Y aún así seguiremos advirtiendo lo que seguramente nuestros ojos jamás vieron, lo que nuestros oídos no escucharon. Y afirmaremos haber “visto y escuchado” lo que no estaba escrito en ninguna palabra emitida…

Somos humanos…y erramos…

Organicemos el tiempo para vivir, no para perderlo en juzgar lo que debiera permanecer en paz.

Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

3 comentarios en “Somos humanos…y erramos…

  1. Isa Piñeira Álvarez

    ¡¡Cuánta razón encierran tus palabras!!
    Desde que se manifiesta una acción, una palabra o una ausencia de ambas, se presta a múltiples interpretaciones, dependiendo de quién sea el/la observador/a.
    Sólo el tiempo y el conocimiento da ó quita razón…
    Nunca deberíamos juzgar sin conocer, y aún así, no somos quién para hacerlo…
    pero somos humanos… y erramos…
    Un besazo inmenso

    Responder
  2. AnaLuna

    Nuestra fragilidad da más importancia a la apariencia que a la fe en nosotros y en los demas, nos dejamos guiar por lo que vemos y no por lo que intuimos o sentimos. Precisamente por ser humanos deberiamos saber ya a no errar tanto creando realidades no reales, opiniones basadas en suposiciones o sospechas insostenibles sobre la humanidad o no de los otros. Responsabilidad sobre uno mismo y no juzgar nada de lo que alguien diga o haga, para mi, son principios de vida, de una BUENA VIDA, que es lo que deseo para todos con mucho amor. Mil besos, amiga.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *