Ánimos contra el desánimo

Hay días en los que uno necesita protegerse dentro de su propio caparazón y desconectarse del mundo que le rodea para no escuchar sonidos estridentes y no ver más allá de lo que le gustaría percibir. Días en los que la soledad es la mejor compañera, en los que se amanece emperezándose planes e intenciones, con los ánimos dormidos entre las sábanas, con el arrojo recostado bajo la almohada…Y aunque alguno de esos días sean comunes para todos los seres humanos –no somos perfectos ni controlamos nuestra vida cien por cien a nuestro antojo-, se ha de intentar que cuando amanezca el alba se despierte la voluntad de lucha para beneficio de uno mismo y de quienes pasean por este mundo de nadie. Abramos los ojos, despertando a un nuevo día, con la buena disposición en alza, con los brazos abiertos y el corazón dispuesto para amar. Anulemos el movimiento de los músculos que facilitan el bostezo y dejemos atrás la desidia para mostrar la fuerza que nuestro ser interno puede generar. Y aunque las sábanas arropen un sueño acunado por las nanas engañosas de la apatía, sepámonos útiles y afrontemos lo que la vida nos depara a cada instante.

Animo pues, a quienes caminan bajo el caparazón de la desgana, que abran las alas de su libertad y que entonen el canto a la vida con la ilusión, la confianza en sí mismos, y la necesidad de continuar apostando por lo bello que hay fuera y dentro de nuestro particular mundo personal. Nada ni nadie ha de impedir que se siga viviendo con dignidad, con fuerza, capacidad y colmadas ilusiones. Acunemos sueños nocturnos para que durmamos en paz, y despertemos a un nuevo día buscando sueños que nos permitan seguir soñando.
Quien rescata la llama del amor de las cenizas de las dificultades, mantiene encendida la chispa de su vida.
Pilar Cruz Gonzalez

Sobre Pilo Cruz

No me gusta complicar lo que considero sencillo. Estoy en perpétuo estado de aprendizaje. Aún tengo muchos sueños por cumplir, y disfruto de los que ya soñé cuando anduve despierta. Aprendo cada día mirando a los ojos de quien me mira, escuchando palabras no habladas por mi, y sintiendo el sentir de los demás. Soy un aprendiz de la vida...

8 comentarios en “Ánimos contra el desánimo

  1. Pilo

    Muchas veces, en nuestro día a día, la vida no acompaña con unos buenos ánimos que nos hagan seguir mirando hacia delante, pero si nuestra fuerza espiritual se resiste al desánimo, tendremos ganada la fuerza de los ánimos positivos. Todos podemos de alguna forma. Está en nuestro poder seguir avanzando. ¡ANIMO!

    Responder
  2. Anonymous

    Gracias Pilo me hace unirme a tu reflexión ¡¡¡ Todos los seres humanos –no somos perfectos ni controlamos nuestra vida cien por cien a nuestro antojo-????, pero en cada uno esta el potencial creativo y la libertad de decidir a través de la conciencia de como vivir e interpretar la realidad , es la llave que puede convertirnos en protagonistas de nuestra vida y no solo en sobrevivientes en función de las dolencias, circunstancias externas, perdidas del pasado y temores al futuro …..

    Siempre es un buen momento para;
    I. Liberarse de las ataduras internas y comprometerse a asumir el riesgo de abrirse a renacer a cada momento día.
    II. Disfrutar pintando el lienzo de nuestros sueños con los colores del amor y la esperanza.
    III. Ser agradecidos a la VIDA y vivirlaaaaaaa con ilusión .

    Responder
  3. Anonymous

    Hola ,yo a veces hay días que me vuelvo melancólico y nostálgico.
    Mi pasado no me deja estar alegre y no tengo la forma de olvidar.
    ¿Que debería hacer?

    Responder
  4. Pilo

    Entiendo que muy a menudo no se puedan encontrar ésos ánimos que necesitamos en el día a día. Y máxime si miramos hacia atrás y nos duelen demasiado los recuerdos…
    Un abrazo.

    Responder
  5. Pilo

    Gracias a tí por dejarme tu comentario…Para mí es una forma de animar un desánimo, creer en que las palabras sirven de consuelo.
    Un abrazo «Anónimo»(3 enero.2010)…

    Responder
  6. jose i mari

    Nuestro caparazón hay días que es más duro de lo normal, y nos cuesta salir de él…, pero también es verdad que PODEMOS, a pesar del dolor, de la tristeza, de la soledad….siempre hay una mano amiga que te ayuda a asomar, aunque solo sea la cabeza, y poco a poco vas saliendo y resurgiendo…y vas intentando volar de nuevo, primero con las las un poco rotas…pero espero que al final se recompongan del todo…y podamos seguir el vuelo….DE LA VIDA…Un beso. Mari Carmen.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *